San Francisco · Día 4 [Viñedos de Napa y cata en Chandon]

Tan sólo 1 hora de auto nos demandaría llegar a Napa Valley, una de las regiones vitivinícolas más conocidas de Estados unidos y el mundo.
Y es que los valles de Napa y Sonoma producen excelentes vinos como el Chardonnay, el Merlot, el Cabernet Sauvignon y el Pinot Noir, la "estrella" de la zona. Y como amantes del buen vino, aprovechamos un soleado domingo para dar un paseo por la ruta de los viñedos.


Napa Valley es considerada una de las regiones vitivinícolas más importantes del mundo. Grandes vinos, excelente gastronomía, paisaje y circuito culturales hacen de este lugar un destino imperdible para los conocedores del vino.







Ya adentrándonos a la zona de Yountville, hacemos un stop en la bodega Silenus, donde lograríamos tener el primer contacto con las vides californianas. Se trata de una pequeña bodega de elaboración artesanal que incluye viñedos, una instalación de trituración personalizada, sala de degustación y tienda.







www.silenuswinery.com







Para nuestra sorpresa, el personal no fue muy amable con nosotros por lo que continuamos camino en búsqueda de otro lugar para una degustación.






Siguiendo las indicaciones del GPS, y disfrutando de la belleza paisajística de los viñedos de Yountville, llegamos a Domaine Chandon. Aquí nos detendríamos un buen rato para disfrutar de una cata en medio de cuidados jardines y con una vista panorámica del valle californiano.







Las catas son un evento especial en el Domaine Chandon, y van más allá de los sparkling como el clásico Brut. En Chandon también se puede disfrutar de los vinos elaborados con Pinot Noir, Chardonnay y Cabernet Sauvignon.
En el lounge se ofrece unas impresionantes vistas de los alrededores. Y allí pagando entre 20 y 25 dólares podrás obtener una copa para una degustación sin límites. 











Los wine testers pueden permanecer alrededor de la barra, en una mesa en el patio a la sombra de un entorno moderno o bien en los jardines del establecimiento, ya sea sobre el pasto o en alguna de las cómodas reposeras.












Este maravilloso lugar es un escaparate perfecto para disfrutar de un mediodía catando cepas de Napa Valley acompañado por una amplia variedad de delicatessen. Y la experiencia resulta ultra gratificante... tan sólo bajar un cambio lejos de la gran ciudad y deleitarse con un ambiente relajado y con un entorno natural magnífico.



La bodega también tiene el único restaurante de alta cocina del valle, que sirve platos de inspiración francesa para la cena y comidas más informales para el almuerzo. Nosotros nos conformamos simplemente con una rica tabla de quesos para acompañar la degustación de vinos.
También cuenta con un salón de ventas donde encontrarás la variedad de bebidas y objetos de merchandising.







Napa tiene infinidad de rincones para explorar. Para ver más >> napavalley.com
Este post forma parte del Dossier de viaje · #adorableCalifornia

Si no viste los posteos anteriores, te invito a que hagas click:


Has visitado alguna vez una bodega? Tuviste un experiencia similar a la que viví yo en Napa? Queda un posteo más de San Francisco, así Atenti! que se viene nuestra visita a Muir Woods, un circuito entre sequoias gigantes y una pasada por la pintoresca Sausalito.
Saludos,

Sil


2 comentarios

  1. Me encantaria ir a Napa Valley! He hecho bodegas en Mendoza y tambien en Sudáfrica. Me gusta el vino y suelen estar en lugares divinos... asi que es re buen plan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Vero ! Un planazo !! Gracias por pasar por el blog. Beso

      Eliminar

Con tecnología de Blogger.
© Buena Vida
Maira Gall