San Francisco · Día 3 [Los barrios más cool + Golden Gate Park]


San Francisco invita a un itinerario para conocer muchas aristas distintas de la ciudad. Es así que en este tercera jornada de estadía decidimos agarrar el auto y recorrer los barrios más cool de la ciudad, cada uno de ellos con su particularidad bien distinguida.
Desde el pintoresco sector de Alamo Square con sus famosas Painted Ladies y una zona repleta de casitas de estilo victorianas, hasta el magnetismo de Haigh-Ashbury y también Castro, el barrio gay de la ciudad. También nos hicimos un tiempo para recorrer en bici el Golden Gate Park y disfrutar del atardecer en la bahía.


Las colinas de diferente altitud que caracterizan a San Francisco, ofrecen atractivos puntos panorámicos. Camino a Alamo Square, nos topamos con esta impresionante vista. Por suerte, íbamos en auto...



Alamo Square
Las famosas Painted Ladies en Alamo Square son un deleite visual y uno de los lugares más fotografiados en San Francisco. Esa calle, estrecha y en subida, de casas victorianas que tienen como telón de fondo los rascacielos del centro de la ciudad ofrece un espectacular contraste panorámico. Esta vez, nosotros no pudimos obtener las mejores vistas ya que un cerco perimetral (que indicaba que la Alamo Square Park estaba en reparación) impedía apostarse en la lomadita más alta del parque para observar el llamativo contraste arquitectónico.














Desde Alamo Square, echamos un vistazo desde el auto a Lower Haight, un barrio residencial con pintorescas construcciones y atmósfera relajada. 

Duboce Park









Haigh-Ashbury
Llamado así por la intersección de las calles Haigh y Ashbury. Este es el barrio de San Francisco que le rinde homenaje al movimiento hippie. Sus calles están colmadas de símbolos de la paz, murales (algunos de ellos con artistas en acción) y antigüedades. La colorida arquitectura de Haight-Ashbury, sus nostálgicas tiendas y cafés, son el principal atractivo de la zona.



















Decades Of Fashion es una tienda donde podés encontrar la mayor colección de indumentaria y accesorios de los siglos XIX y XX. Ropa, sombreros, zapatos e infinidad de accesorios para hombres, mujeres y niños de cada estilo y época.










Al caminar por el barrio, se puede ir saltando de las tiendas de ropa vintage a la de libros y música, además de cafés y pubs. También podés toparte con el arte callejero en plena acción.



















Si de encontrar buena ropa vintage se trata, Wasteland es el lugar indicado, y sobre Haigh Street hay una tienda. Aquí se pueden conseguir excelente ropa de segunda mano, algunos tesoros de diseñadores, a muy buen precio.






Y la caminata por el barrio parece que no quiere terminar...  














Golden Gate Park
Es el pulmón verde de la ciudad. Este parque tiene una extensión de 5 kilómetros de largo por 1 de ancho, medidas que hacen casi imposible recorrerlo caminado. Por eso decidimos tomarnos un break y disfrutar de un agradable picnic en el parque. Para eso nos hicimos de provisiones en el fabuloso Whole Foods, uno de los mejores mercados de comida saludable.        














Con el menú a cuestas, bien puedes sentarte en las mesas comunales apostadas en la salida del mercado o caminar unos metros y adentrarse al Golden Gate Park.









A lo largo y a la ancho, el Parque Golden Gate ofrece un sinfín de atractivos para disfrutar, desde conciertos al aire libre, deportes, hasta museos tan importantes como el California Academy of Sciences hasta el Museo de Young. Vale la pena tener días disponibles para sacarle provecho, pero nosotros teníamos sólo una tarde y decidimos echar un vistazo a través de un divertido paseo bicicleta familiar.










California Academy of Sciences




Music Concourse
El encuentro con la música en una plaza con el Museo de Young de fondo





Conservatorio de Flores














Inner Sunset
Es el barrio universitario por excelencia ya que en esta zona, muy cercana al Golden Gate Park, se haya el campus SFO de la Universidad de California. Sin embargo, a simple vista parece un barrio residencial super familiar.







Y hasta aquí nos llegamos por el simple capricho de descubrir 16th Avenue Tiled Steps Proyect, una escalera de 163 escalones cubiertos de mosaicos y venecitas.  



Esta bella escalinata comenzó en 2003 de la mano de los artistas Aileen Barr y Colette Crutcher en colaboración con los vecinos y asesorados por una empresa de baldozas. Su construcción duró aproximadamente un año para el disfrute propio de los habitantes del barrio, y hoy podemos disfrutar también de este rincón oculto los turistas más curiosos, lejos de las atracciones tradicionales de la ciudad de San Francisco. 










Vista panorámica desde lo más alto






Y yo quería mi foto también..jjaj!  Después de todo, era como volver a las extraordinaria Escalera de de Selaron allá en Río de Janeiro. <3


Castro
San Francisco es la capital gay del mundo, por lo que no podía faltar en esta increíble ciudad un barrio emblemático y dispuesto a satisfacer los gustos y necesidades de la comunidad LGBT. Caminar por Castro es una experiencia alucinante. Todo es para el asombro.. calles coloridas, negocios con mercadería estrambótica, bares repletos con un ambiente totalmente distendido, hombres caminando tomados de la mano, turistas sonriendo...











El teatro - cine Castro es un emblema del barrio


Teatro > cartelera 



El barrio Castro es mundialmente conocido por la profusión de banderas multicolor representativas de la comunidad homosexual flameando. Aquí, el espíritu de la libertad sexual se vive a pleno.
El centro neurálgico de este barrio es la esquina de la calle Castro y la 18th Street, lugar conocido como "las cuatro esquinas más gays de la Tierra". Aquí, las sendas peatonales son banderas arcoiris, en honor a la comunidad barrial.

La esquina más gay del mundo









Hasta los cajeros automáticos son multicolor..


Merece la pena perderse por sus calles y descubrir sus rincones. Con el derecho gay plenamente conquistado, el ambiente es tolerante y distendido. Hasta pudimos observar gente sin nada de ropa proclamando el nudismo como forma de vida. Y aquí va una duda .. ¿podemos dar un paseo con chicos? Un sí se justifica si mantenemos una charla previa con ellos de lo que se iría a experimentar...





Una vuelta en auto por Mission, un barrio con influencias latinas, nos sorprendió con esta maravillosa postal de la ciudad en Dolores Park, lugar de encuentro entre los más jóvenes. Y la tarde daba para tirarse al césped y disfrutar de uno de los mejores skyline de SFO.










Basílica Mision Dolores


Momento de acercarse a la costa del Pacífico para saludar al inmenso mar.





Enfrente, uno de los laterales del Golden Gate Park y donde reposa el famoso molino de estilo holandés Murphy Windmill, rodeado de un jardín de coloridas flores.





Tras un día de recorrido intenso, quisimos disfrutar del atardecer sobre la bahía y con una de las tantas vistas del puente Golden Gate. Así llegamos a Lands End, un hermoso parque en la costa rocosa de San Francisco, con varios senderos que te llevan a recorrer diferentes puntos panorámicos. 













Toda una ruta pedestre al lado del del mar que hará que nos encontramos con hermosas postales como esta... <3





Benditos atardeceres para fotografiar !!





Este post forma parte del Dossier de viaje · #adorableCalifornia

Si no viste los posteos anteriores, te invito a que hagas click:


Bastante extenso el tercer post de San Francisco, no?  Un recorrido intenso pero gratificante. Quedan dos posteos más de esta gran ciudad. No se pierdan el Día 4 con una escapada a los viñedos de Napa Valley y la experiencia gastronómica en bodega  Domaine Chandon.
Cariños,

Sil.






1 comentario

  1. Qué divino!Veo tus fotos y relato y quiero volver con varios días a esta ciudad tan linda!

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.
© Buena Vida
Maira Gall