Cumpleaños.. felíz!

Amo los días de mi cumpleaños. No voy a cancherear diciendo que me encanta cumplir años, porque sé que tarde o temprano el miedo a que "se pase la vida" se va a apoderar de mí; sin embargo, trato de contrarestar estos sentimientos buscando constantemente situaciones o encuentros que me den felicidad.
Y reunir a las personas que andan por la vida a la par conmigo, es algo que me da mucha satisfacción. En este sentido, aproveché la excusa de mi cumple (sin importar el número) y decidí celebrar. Porque recibir tanto cariño en un mismo día .... no es lo más?.


Por qué no celebrar entonces? Si hasta Google te saluda !!!! juaaaaaaaa


El plan era sencillo: un cena en mi día de cumple con la familia (ya sabemos que los papás necesitan el beso de su hijo/a en este día tan especial...) y una merienda con amigas el finde... más tranqui. Todo sencillo y con un toque casero.


Celebrar es maravilloso, y cualquier motivo es válido para hacerlo. Un cumpleaños, un logro personal, una fecha patria, o simplemente encontrase con amigos...
A veces, los preparativos pueden generar un poco de estrés, pero debes evadirte y poner atención en relajarte y disfrutar. Entonces, ¿cómo ser un buen anfitrión y no morir en el intento? Lo ideal es conocer algunas claves para que todo salga perfecto:

El espacio. Calcular la gente que vas a invitar de acuerdo al espacio con que cuentas. A mí me hubiese encantado recibir en casa a todas las chicas con quienes comparto ratos... pero imposible! ellas son muchas y los metros cuadrados de mi living comedor no me lo permiten.
Una cosa a tener en cuenta al momento de organizar el ambiente, es que si la franja etaria coincide con la de todos los invitados, tratar de armar una mesa (o varias) a lo largo, ya que es más fácil cruzar charlas y experiencias. Esto lo aprendí justamente en este cumple, en base a un grosero error: armé una gran mesa y un living... por supuesto que terminamos uniendo las mesas (la tradicional y la bajita), y todo resultó perfecto.





Torta de cumpleaños


Sabores. La idea de celebrar mi cumpleaños a la hora del té fue, sin duda, por la simple razón de que me encanta cocinar cosas dulces. Tan sólo pensar en agasajar a mis amigas con mi experiencia en la cocina me llenaba de satisfacción y, aunque agotadísima de tantas horas de horneada ('rota', más precisamente), fui sumamente felíz.
Obviamente la mejor parte fue la de los halagos posteriores: "Una delicia!"; "Me encantó el budín de peras"; "Te encargamos el cheesecake para la próxima reunión"; "Me puedo llevar una porción de torta de ricota y de lemon pie para el café de mañana?"... FELICIDAD PLENA!
















El cheesecake que ven acá arriba y el budín de peras que van a ver en la imagen siguiente, fue lo más alabado en este festejo. Del primero, tendrás receta en un próximo post, y del budín comparto la maravillosa (y muy fácil) receta de Virginia Sar; sólo tenés que pinchar aquí.


Si bien una merienda necesita indiscutiblemente de tortas dulces (bien variado para complacer las preferencias de los invitados), lo salado también tiene que decir presente. Unos bizcochos de panadería y unos sandwiches de jamón y queso fueron suficientes para mermar el empalague.


Algo para que tengas en cuenta a la hora de hacer una mesa, es la vajilla. Si tenés un juego de vasos, platos, bowls o cubiertos especiales, ahora es el momento de sacarlos a la luz. No se trata de que sean piezas de porcelana o cristal, lo que hay que buscar es sencillamente salir de lo cotidiano. Como alternativa, vale la vajilla de cotillón; ahora viene una variada y muy linda. Qué mejor que unos platitos dorados que marquen el clima festivo!
Yo elegí una mesa bien colorida, con mantel estampado y colores "jugados" de fondo. También, un toque de cotillón no viene mal... en mi caso mi aporte lo fue un bonete bien femenino (sombrero de hada) que ofició durante gran parte del festejo como centro de mesa, hasta la hora de la torta.. el momento cúlmine de la fiesta. (ver foto juaaaaaa)


Ah!! Y si querés que tu mesa luzca "perfecta", trata de colocar la bebida fría en jarras de vidrio. Nadie puede negar que las botellas de plástico desentonan...




Música. Una melodía de fondo es esencial a la hora de una reunión. Elegí una playlist de acuerdo al espíritu de la celebración y a un volumen que deje lugar para la charla. En esta ocasión, opté por la playlist "Friday I'm Inlove" que podés encontrar en mi usuario de Spotify. También podés programar tu propia lista para la ocasión.
Por otra parte, para completar la ambientación, flores frescas en distintos rincones de la casa. NUNCA pueden faltar.


Por último, no te olvides de sacar fotos y/o filmar videos, para luego recordar este lindo momento.  Y mi consejo: al momento de soplar las velitas, NO usar flash !!. El instante pierde su encanto..





Organizar una fiesta de cumpleaños suele ser agotador, pero es ma-ra-vi-llo-so!. Una reunión es para brindar y para brindarse.




~ momentos que inspiran ~





Y vos? Tenés motivos para celebrar? Qué ideas podés sugerir para una fiesta de cumpleaños?  Saludos,

Sil.

2 comentarios

  1. Increíble tu #party amiga!! Un deleite al paladar!! Gracias por ser tan anfitriona!! Se la pasa #deputamadre en tus eventos!! Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga !!!!! Por estar y por compartir estos momentos de la vida. Te quierooo! Sil

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.
© Buena Vida
Maira Gall