Guía de viaje: Río de Janeiro en 3 días (parte I)

"¿Fiesta o viaje?"; típica pregunta que aprendimos a escuchar quienes estuvimos transitando el final
de la tercer década. Y sí.... en abril llegaban mis 40 y mi alma viajera hizo que optara por la segunda opción.
Porque esa hermosa sensación de libertad y felicidad que siento al explorar los rincones del mundo, resultaría ideal para mi festejo de cumpleaños.


Grupo familiar completo (marido + hijos) con mochila y/o bolso en mano arribamos a Río de Janeiro con el siguiente plan: 4 días de recorrida full speed por esta maravillosa ciudad y luego partir hacia las Costa Verde ( Ilha Grande y Paraty). En Río hay tanto para recorrer y tantas imágenes para capturar que dividí la guía de viaje en dos partes. En este primer post les cuento cómo organizar un primer día de estadía. Yo, decidí visitar los lugares más emblemáticos y dejar de lado la playa. Porque Río de Janeiro es topográficamente un tanto complicada... algo como esto:

imagen: Google


Día 0: Arribo, check in y Pan de Azúcar
Pisamos suelo brasileño después del mediodía y nos apresuramos por hacer el check in para aprovechar lo que quedaba del día (tener en cuenta que en el mes de abril el atardecer es a las 06.00 PM). Nuestro establecimiento temporario fue en Copacabana, a sólo 30 metros de la playa. Ya tenía que tachar algo de mi lista de "Imperdibles": subir en teleférico al Morro de Urca y observar atardecer desde el Pan de Azúcar.









Holaaa! Acá estamos :)

















Día 1: Río sin playa
Como era de esperar de mí en cada uno de mis viajes, me organicé un día para recorrer los principales puntos turísticos de la ciudad porque, a mi entender, los sitios emblemáticos no deben hacerse esperar si es que uno nunca ha estado allí jamás.
Comenzamos entonces por dirigirnos hacia Corcovado (como éramos 4, casi todos los traslados los hacíamos en taxi si no era caminando) desde donde se asciende al Cristo Redentor. Siguiendo los buenos consejos de viajeros expertos, tomamos el primer tren hacia la cima. Y allí nos encontramos, con el Cristo entre nubes, aunque un rato más tarde el cielo despejó y también se llenó de gente.    



























Maracaná
Disfrutar de un partido de fútbol en el Estadio Maracaná era tarea difícil (al día siguiente de nuestra visita se jugaba la final carioca -Botafogo vs. Vasco da Gama-, por lo que se nos iba a hacer muy difícil conseguir entradas) y maravilloso hubiera sido experimentar la atmósfera bulliciosa de un país que tanto ama el fútbol; por lo que nos dimos el gusto de visitar las instalaciones y pisar el campo de juego.




















Centro  
Si hay subte en una ciudad, trato de hacer aunque sea un sólo trayecto en él. Es así que del Maracaná nos trasladamos a la zona Centro. Como era sábado, todo se veía demasiado tranquilo; pero la idea era pasar y echar una mirada por la mítica Confitería Colombo, un lugar tradicional donde podemos encontrar repostería y comida artesanal (muy al estilo Café Tortoni, en Buenos Aires).















A pocas cuadras nos topamos con el Teatro Municipal de Río de Janeiro, uno de los más bellos e importantes edificios de Brasil. Es, además, la única institución cultural del país que cuenta con un coro, una orquesta sinfónica y una compañía de ballet. Si estás con tiempo, podrías recorrer su interior, dicen que vale la pena.











Después de atravesar el centro de la ciudad, llegamos a la famosa Catedral. El nombre oficial es Catedral de San Sebastián y está dedicada al santo patrón de la ciudad. El edificio, obra del famoso arquitecto Oscar Niemeyer, tiene 75 metros de altura con forma de cono y puede albergar hasta 20 mil personas de pie. Lo más impactante es su interior: la cruz de vidrio en el techo que deja entrever el cielo, y los cuatro vitrales que van desde cada uno de los extremos de la cruz hasta el piso. Vale la pena sentarse en un banco interior para observar en silencio la magnitud de esta obra edilicia.






















Barrio de Lapa
Este encantador barrio bohemio donde abundan las actividades culturales, los bares y restaurantes se encuentra a pasos de la Catedral. La riqueza cultural se puede disfrutar visitando algunos hitos arquitectónicos como el acueducto colonial, conocido como Arcos de Lapa, donde se centra una feria de artesanías y libros relacionados con el arte y la cultura. Además, todas las tardecitas se hacen rodas de samba.
Otro de los imperdibles en Río (precisamente en Lapa) es la escalera del Convento de Santa Teresa, más conocida como Escalera Selarón, una obra de arte en cerámicas del chileno Jorge Selarón quien, durante 20 años -falleció en 2013-,  se dedicó a pegar azulejos en una escalera del barrio Lapa. La obra fue mutando a medida que Selarón recibía cada vez más azulejos desde lugares más recónditos del mundo.
Por las noches, los bares y restaurantes de la zona se abarrotan de gente. Rio Scenarium es uno de los lugares más tradicionales para escuchar música samba brasileña en vivo; un amplio lugar de 3 pisos con una decoración que amalgama en anticuario, lounge y casa de samba exótica. (El imperdible No.1 en mi próxima visita a Río de Janeiro)




















































Un plus: Santa Teresa
Pegadito a Lapa, pero sobre una colina, se encuentra uno de los barrios más antiguos de Río con vistas increíbles de la ciudad. Nosotros nos dedicamos a explorar esta zona todo un día, aprovechando el día "sandwich" que nos suele quedar previo regreso a Argentina; pero podría tranquilamente adicionarse con la visita a Lapa. Este barrio colonial, bohemio y hasta chic es uno de los pocos que está plantado en lo alto de un morro y que NO es favela.
Hasta el año 2011, ningún turista de visita en Santa Teresa dejaba de viajar en el famoso Bondinho, el único tranvía del siglo XIX que quedaba en la ciudad: después de un grave accidente ocurrido ese año, fue suspendido. Ahora, se ven trabajos de remodelación y es probable que sea puesto nuevamente en marcha para el 2016. Y... sí... Santa Teresa sin bondinho NO es Santa Teresa. Nosotros sólo nos conformamos con verlo plasmado en algunas paredes callejeras. (Imperdible No.2 para mi próximo viaje a Río).
En Santa Teresa el arte callejero es una constante. Hasta podemos toparnos con ateliers en la calle, como el de Chamego Bonzolandia, del carismático Getulio Damado. Su taller es un bondinho construido por sus propias manos y en donde desarrolla sus habilidades artísticas.
La Rua Almirante Alexandrino es la calle principal de Santa Teresa y donde se encuentran sus tradicionales bares y tiendas de artesanías. Desde allí, merece el esfuerzo (calles muuuy empinadas en este barrio) tomar la calle Rua Felicio Dos Santos hasta el Bar Dos Descasados, en la terraza del mítico Hotel Santa Teresa. Vale sentarse a saborear un cocktail deluxe o bien pedir permiso para subir a la terraza y maravillarse con las increíbles vistas de la ciudad desde allí.





















 















































~ lugares que inspiran ~





La semana próxima continuamos con lo que queda de Río de Janeiro, que es muuuuucho !!!! Y se viene lo mejor.... las playas !!!!


8 comentarios

  1. Gracias Sil !! Volví a Río y conocí más !!! Tus fotos trajeron de la mano mis recuerdos !!! Volveré ... lo sé. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por mi blog Inés. Sin dudas Río es una ciudad a la que hay que volver; siempre hay algo que nos va a sorprender. Saludos :)

      Eliminar
  2. Me enamoré perdidamente de esta ciudad, tus relatos y fotos me transportaron de nuevo hasta hacerme emocionar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer Pao ! Me gratifica enormemente que mis fotos y mis relatos transmitan emociones. Beso grande ;)

      Eliminar
  3. Sil, hermoso relato y bellísimas fotos! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado. Gracias por pasar ! Saludos

      Eliminar
  4. muy bueno Sil!!!!, hermoso paisaje, hermosas fotos, yo voy en verano pero a florianopolis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ale !!!! Brasil es todo lundo y floripa tiene hermoso lugares para recorrer también. Llevá cámara !!! Saludos

      Eliminar

Con tecnología de Blogger.
© Buena Vida
Maira Gall